Productos de alta calidad : todos los materiales utilizados en una planta de Estados Unidos deben cumplir con estrictos estándares de seguridad y calidad, lo que hace que la etiqueta “Hecho en los EE. UU.” sea sinónimo de productos excelentes. Con instalaciones de producción ubicadas cerca, los fabricantes estadounidenses pueden controlar estrictamente los procesos y calendarios de producción, resolver problemas rápidamente y lograr productos de alta calidad que cumplan con las especificaciones de los clientes. Nuestras operaciones en Estados Unidos permitirán a Hardinge trabajar en estrecha colaboración con nuestros clientes para generar soluciones de mecanizado avanzadas adecuadas a su sector y aplicaciones específicas.

Plazos de entrega más cortos : enviar productos desde el extranjero es un proceso complejo y arriesgado, por lo que las empresas que fabrican en el extranjero se enfrentan a menudo a la escasez de productos o a plazos de entrega excesivos. Los productos fabricados en EE. UU. tienen procesos de distribución mucho más simples y se pueden entregar más rápidamente a los clientes. Al evitar el envío al extranjero, hay menos posibilidades de daños, pérdidas y retrasos en el producto. Las plantas estadounidenses de Hardinge brindarán a nuestros clientes plazos de entrega más cortos para productos de torneado y fresado hechos a la medida y de alta calidad ensamblados en EE. UU.

Atención al cliente mejorada : los fabricantes estadounidenses a menudo encuentran más fácil colaborar con los clientes locales en soluciones personalizadas para aplicaciones específicas. Nuestra ubicación en Estados Unidos permite a Hardinge poner en práctica nuestra filosofía de El cliente es lo primero y trabajar en estrecha colaboración con empresas estadounidenses en productos innovadores de fresado y torneado de alta precisión que cumplen con las estrictas demandas de mecanizado de sectores como el aeroespacial, defensa, medicina y tecnología.

Mejor control de inventario : gracias al “efecto Amazon”, los clientes están acostumbrados a la rápida entrega de pedidos y la disponibilidad inmediata de productos. En respuesta, las empresas con proveedores internacionales a menudo mantienen grandes inventarios para evitar quedarse sin productos, lo que puede aumentar los costos de espacio de almacenamiento y mano de obra. Los fabricantes nacionales, por otro lado, pueden controlar mejor la disponibilidad del producto para que satisfaga la demanda prevista. La distribución de las líneas de productos de Hardinge a través de socios estadounidenses bien establecidos garantizará que los clientes puedan recibir rápidamente nuestros productos de torneado y fresado innovadores y de alta calidad.